El Orden en la Nevera Aguascalientes AG

La temperatura del frigorífico debe oscilar entre 0 y 8ºC. No mezcle distintos tipos de alimentos (carne, pescado, lácteos) y separe los crudos de los cocinados para evitar la contaminación de olores y sabores en la nevera...

AUDIO CLAS
(449) 918-1873
and juarez 112 , centro
AGUASCALIENTES, AG
 
MA DE LOURDES GONZALEZ LOZANO
(449) 918-2161
Cll rivero y gtez 134
Aguas Calientes, AG
 
COCITODO SOTELO
(449) 918-9350
cll jardin de zaragoza 106
AGUASCALIENTES, AG
 
MONTOYA COMERCIALIZADORA
(449) 918-6003
cll 5 de mayo 672
AGUASCALIENTES, AG
 
AUDIO CLAS
(449) 918-1873
And juarez 112 centro
Aguas Calientes, AG
 
PRODUTEC DE MEXICO
(449) 993-0303
Ave convencion de1914 1407 s/n
Aguas Calientes, AG
 
ELECTRODOMESTICOS SA DE CV
(449) 918-7721
5 de mayo 672 , centro
AGUASCALIENTES, AG
 
COCITODO SOTELO
(449) 918-9350
Cll jarquin de zaragoza 106 centro
Aguas Calientes, AG
 
MONTOYA COMERCIALIZADORA DE ELETRODOMESTICOS
(449) 918-6003
Cll 5 de mayo 672
Aguas Calientes, AG
 
MA DE LOURDES GONZALEZ
(449) 918-2161
cll rivero y gtez 134
AGUASCALIENTES, AG
 

El Orden en la Nevera

Proveído Por:

El orden en la nevera • Carne y pescado frescos: son los alimentos más perecederos, por lo que deben colocarse en los estantes más cercanos al congelador, donde disfrutan de una temperatura inferior (unos 2ºC). Se guardan en recipientes cerrados con una rejilla en la base para evitar el contacto con el jugo que desprenden. El pescado fresco y limpio mantiene todas sus propiedades en la nevera durante 24 horas, mientras que la carne puede conservarse en perfecto estado hasta cuatro días dependiendo del corte de la pieza. • Embutidos, leche y derivados lácteos: se colocan en los estantes centrales y superiores, donde la temperatura varía entre 4 y 8ºC. Comparten espacio con las sobras de comida (debemos esperar a que se enfríen antes de meterlas en la nevera), pasteles, y con todos aquellos productos cuyo envase advierta “Conservar en frío una vez abierto”. Los embutidos duran más en piezas enteras que en lonchas y se conservan mejor si los guardamos en recipientes cerrados o los cubrimos con papel de aluminio o plástico transparente. ¡Cuidado con el queso! Si está empezado, envuélvelo sólo en plástico transparente por la zona del corte. De lo contrario, favorecerás la proliferación de hongos. Utiliza además recipientes distintos para cada tipo de queso. La leche, una vez abierta, absorbe con facilidad los olores que desprenden otros alimentos, por lo que es recomendable que se conserve aislada en el estante superior. • Frutas y verduras frescas: pueden estropearse a temperaturas muy bajas, razón por la que se guardan en unos cajones específicos donde el termómetro puede alcanzar los 10ºC. • Huevos: excepto en verano, cuando el calor favorece la proliferación de microorganismos, pueden conservarse a temperatura ambiente, aunque el frío aumenta su vida útil. Se guardan con la punta hacia abajo para evitar el deterioro de la estructura interna y garantizar su conservación. No olvide que en la nevera los alimentos se conservan frescos durante un periodo determinado. Fíjese en las fechas de consumo preferente y caducidad de las etiquetas y coloque los alimentos que acaba de comprar detrás de los que ya estaban en el frigorífico, con cuidado de que no tapen la pared del fondo, que es de donde procede el frío. En el congelador Los alimentos congelados mantienen sus principales propiedades nutritivas (vitaminas, sales minerales, proteínas, hidratos de carbono y grasas) por lo que este método de conservación es una excelente opción para aquellas personas que tienen poco tiempo para cocinar. De esta forma, pueden preparar con antelación sus platos preferidos y conservarlos hasta su consumo. Cuando congelemos un producto debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones: • Congele en pequeñas porciones. • Escoja productos frescos y que se encuentren en perfectas condiciones. • Lave con cuidado las hortalizas y las frutas, pélelas y déjelas secar antes de meterlas en el congelador. • Limpie bien el pescado y elimine las vísceras. • Retire la piel, huesos y partes grasas de la carne. • Guarde el alimento en un recipiente hermético con una etiqueta que indique la fecha de congelación. • Revise periódicamente la temperatura del congelador: no debe superar los 18ºC bajo cero. A la hora de descongelar un alimento, la opción más recomendable es sacarlo del congelador el día anterior y colocarlo en la parte baja de la nevera. Por último, recuerda que un alimento descongelado nunca debe volver a congelarse: su valor y consistencia se alteran, disminuye su valor nutritivo y se eleva el número de microbios presentes en dicho alimento. Proveido por: LaFamilia.info